7 de mayo de 2012

Mis lámparas Tiffany

Año 1990, Alemania. Las lámparas Tiffany están de moda en el país, se ven montones por todas partes...y a mí me gustan muchísimo. Soy estudiante, no tengo un duro... no me planteo comprar ninguna.
Año 1990, España. Mi padre se muere de repente, en dos días. Viajo desde Alemania y llego a tiempo para enterrarle. Mi padre no deja nada... nada de nada... ni siquiera se lee el testamento, sus hijos sabemos que no hay nada que heredar. En vida lo había vendido todo: acciones, propiedades, alfombras...hasta la cámara de fotos... todo vendido o empeñado...
Estos dos acontecimientos aparentemente no tienen nada que ver... pero ahora os voy a contar una historia muy interesante,que os va a gustar!

Año 2011... no me puedo resistir, paso con mucha frecuencia por la calle Carril del Picón, donde hay una tienda de lámparas de todo tipo. En el último escaparate aun quedan 5 lámparas Tiffany (de todas las que ha tenido ese hombre en los pasados años, decenas de ellas, apenas le quedan 5). Entro un día de verano y hablo con el tipo, las lámparas llevan muchos años gustándome. Las lámparas cuestan mucho dinero. Tanto me gustan que no se casi ni elegir... me voy sin comprar.

Octubre 2011. Abrimos una cuenta para CICERONE en el BBVA, nos ofrecen buenas condiciones para el TPV ... mientras estoy dando mis datos para abrir la cuenta, el chico que nos está abriendo la cuenta me dice que yo tengo un fondo de inversión en ese banco...¿¿?? ¿¿Fondo de inversión?? Seguramente, los de la familia de Bilbao, que hay mucho lío de cuentas y dineros... pero pregunto si puede mirar bien qué es exactamente lo que hay.

¡Un fondo de inversión de 7800 euros abierto en 1972 por mi padre, a nombre suyo y de sus 4 hijos!!! Tuvo movimientos hasta 1985. Los números de identidad que tenemos son pasaportes que nuestro padre nos sacó para abrir el fondo. Todos eramos menores, teníamos entre 8 y 2 años.

Me llevo todos los papeles sin poder creérmelo. Mi hermano Pepe habla con la sucursal de Málaga donde este fondo de inversión se abrió... ¡Hace 40 años!... Calle Larios nº 1. Allí le dicen que la cuenta es mancomunada y que necesita de las 5 firmas... Presentamos un documento de solicitud de retirada del dinero con muestras 4 firmas y la partida de defunción de nuestro padre... esperamos semanas... El dinero llega el 5 de enero 2012 (día de Reyes)  a nuestras cuentas. Entre lo que cuesta cerrar la cuenta y el regalo que le hacemos a nuestra madre (un televisor de no-se-cuantísimas-pulgadas) recibimos 1860 euros cada uno.

Inmediatamente supe qué iba a "regalarme" con aquel aguinaldo... Me presenté en la tienda de nuevo, las lámparas seguían allí y me propuse comprar las tres que más me gustaban (para mi pasillo)... nunca imaginé lo que me iba a costar llevármelas a casa... ¡El tipo no quería vender! Durante más de 2 meses no hizo más que darme largas, pedirme volver la semana siguiente, decirme que los arreglos que yo quería eran difíciles, subirme el precio de las lámparas hasta 3 veces.

A mediados de marzo decido presentarme con Arián de una vez y darle un ultimatum. O me descuelga las lámparas en ese mismo momento, o no paso más por allí... Aun el tipo me dijo que ya había hablado con el taller para estudiar los arreglos que le pedía... No esperé, le dije que ya me daba igual, que me las llevaba tal cual, como estaban. Que regresaría en 1 hora a recogerlas tal y como estuvieran,que yo me encargaría de arreglaras... Creo que es la primera vez en mi vida que me encuentro con alguien que no quiere vender!

Arián y yo conseguimos llevarnos las lámparas, cargadas tal cual sin ni siquiera un papel que las envolviera, Arián 2 tulipas (de 45 cmtrs de diámetro cada una), una dentro de la otra y yo la tercera. Ese mismo día llevé una de ellas, tal cual, entre las manos a una tienda de lámparas artesanales (Arcon, calle Monterería 5) pidiendo los arreglos que necesitaba para colgarlas en mi pasillo.... Tras varias semanas, y un trabajo excelente, hoy han colgado las tres lámparas en mi pasillo.

A partir de ahora, cada vez que entre en mi casa, pensaré en el regalo que me hizo mi padre...

Están preciosas!

4 comentarios:

Michaval dijo...

Una historia muy bonita. Me ha gustado y he participado de tu alegría. Enhorabuena.

mavaldecasas dijo...

Si, la historia es increíble... un fondo de inversión que nuestro padre había olvidado... entre tanto lio de dineros con el que se encontró en los ultimos años... y estamos seguros que lo olvidó, por que de otra manera, él mismo lo hubiera liquidado...

Robpom dijo...

Wow. Estupendo. Magnifico. They go well with your bordello-red walls.

Anónimo dijo...

bellisimas!!!