11 de mayo de 2009

saludar...o esconderse

Tengo una compañera de trabajo que no me saluda... por lo visto no saluda a casi nadie. Si te la encuentras durante el trabajo, cruzándote con ella, no tiene mas remedio que hacerlo, pero si el encuentro es en la calle, hace cualquier cosa por evitarte...entrar rápidamente en una tienda; esperar antes de doblar la esquina para que te alejes; hacer como-que-habla por teléfono; entretenerse con cualquier escaparate, así sea uno de chucherías o una farmacia...cuánto esfuerzo! Con lo pequeña que es Granada..., que te pasas la vida encontrándote gente que conoces. Además, ella y yo, por alguna razón, coincidimos en muchos lugares, parece que tenemos las mismas aficiones...así que debe pensar que soy como una maldición, me encuentra en todas partes... !Que boba!...con lo fácil que es saludar, tan solo hay que levantar la barbilla medio centímetro, y poner una expresión que pueda parecerse a una sonrisa...el trabajo que se ahorraría haciendo eso, y no corriendo cada vez hacia el otro lado de la calle...un día le va a pillar un coche...

1 comentario:

misideascotidianas dijo...

Muy simpática la escena. Me he reido. Oye, mucha suerte con este blog. Ya verás como engancha. Un beso.
Luisa.