17 de agosto de 2010

Ahmed, el Príncipe de la Alhambra

Acabo de encontrar por internet la posibilidad de ver en su totalidad...e incluso de descargar la película de dibujos animados "Ahmed, el Príncipe de la Alhambra"... Son dibujos animados, y se basa en uno de los famosos cuentos que Washington Irving recopiló en su famosísimo libro "Los Cuentos de la Alhambra" y al que tánto tenemos que agradecerle en la Alhambra. El cuento trata de un príncipe al que, en su nacimiento le auguran un gran sufrimiento como consecuencia del amor...así que su padre, decide encerrarlo y darle todo lo que el príncipe pueda necesitar...menos en conocimiento del amor. El niño crece...y como es natural, algo le falta...en la película se ve muy bien la búsqueda de "eso que le falta"...y que no sabe lo que es... No voy a contar toda la película...ni el desenlace, pero sí deciros que la primera media hora transcurre, por supuesto, en la Alhambra...tal cual, los palacios de Comares, Leones y Generalife...fantásticos... Lo que recrean los autores es la Alhambra que conocemos hoy, la que se conserva hoy, sin policromía en las paredes, con los Jardines Bajos que tenemos hoy en el Generalife...y el perfil de la Alhambra desde el Albaicin tal y como lo vemos hoy, con las "Habitaciones del Emperador" (el balcón del patio de Juana la Loca) y el Palacio del Generalife transformado en lo que es hoy, con el nuevo Pabellón Sur, los chorros del Patio de la Acequia y la segunda planta del Pabellón Norte... pero no importa, quizás tenga que ser así, pues es lo que vería Washington Irving... Se trata, como digo, de una película de dibujos animados... pero es deliciosa, para niños y adultos. !que la disfruteis! http://www.peliculas-flv.com/2010/08/ahmed-principe-de-la-alhambra.html

1 comentario:

Michaval dijo...

Pues es preciosa. Me gustó mucho. También es muy fiel a las imágenes del Castillo de Olite, donde se reconoce una de sus famosas almenas, La Joyosa Guarda, que cuando la ves, no te puedes creer que exista en la realidad, pues siempre creí que era una fantasía de los cuentacuentos.
Gracias por el enlace